Después de estudiar la película de Makoto Shinkai, os podemos decir que su narrativa está muy bien explicada y, lo mejor, que es accesible para todos los públicos.

 

Los personaje enamoran cuando los conoces.

Nos metemos en la piel de 2 protagonistas: Taki y Mitsuha. Taki es un chico que vive en Tokio, y Mitsuha es una chica de pueblo que sueña con poder ir a Tokio. Cuando, de repente, empieza la historia intercambiándose los cuerpos; Taki en el cuerpo de ella y Mitsuha en el de él. Ahí empieza el reto de controlar todo lo que ocurre en sus vidas, anotando todo lo que hacen, a veces haciendo cosas que el otro no haría… y todo esto vinculado a un lazo entre los protagonistas que no se rompe. Consiguen que te encariñes y llegues a sentir lo mismo que ellos, hasta que surge ese amor mágico que hace que se estremezca tu corazón.

Se intercambian los cuerpos y lo hace fenomenal.

Quizás sea el punto culminante de la película el “Intercambio”, hace que te preguntes: “¿Por qué? ¿Cómo se relaciona con el cometa que pasa?”. Pasando al punto más sobrenatural de la película, es ese místico poder de las cuerdas: cuando una cuerda se deshila, luego se arregla y se vuelve todo a poner en su orden. Quizás sea por eso que haya pasado esto entre ellos; esa cuerda les ha unido y les sigue durante toda la película. Sobre todo esa química que les une, ¡que es PRECIOSO DE VER! Ellos son dos polos opuestos: Mitsuha con las limitadas posibilidades que le da el pueblo y Taki por ser más bien engreído, pero que engancha muchísimo.

Pero de verdad, yo como espectador, he llorado con los personajes, sobre todo al conocerlos a lo largo de la historia y quería saber mucho más. Ese suspense me enganchaba realmente, ni las ganas de ir al lavabo me podrían levantar de mi asiento hasta saber que pasaría. Al final, les coges mucho cariño, con un buen cierre (que podrían haber metido alguna cosilla más pero que es digno de mención) y te quedas muy satisfecho por haber pagado la entrada del cine.

Hasta aquí no puedo hablar más porque sería “Spoiler”.
Si no la habéis visto en los cines españoles, aún está en cartelera.

via GIPHY

Apartados artísticos y banda sonora

La banda sonora que tiene la película es perfecta, encaja perfectamente y ese ambiente que te deja es sin dudas de lo mejor. La canción es de Radwimps, y van convirtiendo ‘Your Name’ en una experiencia irrepetible, simplemente hermoso para tus oídos.
Que también las puedes escuchar en youtube o spotfy.

Adjunto al tema por si os gustaría tenerla de fondo mientras estáis leyendo esta reseña.

 

La parte artística es impresionante, los detalles de los paisajes nos dejan con la boca abierta. Se nota que está muy bien trabajado en este aspecto, y que no quieres dejar de ver. Para mí es precioso, y de verdad que cuando tienes buen material, tanto de estética del ambiente, de banda sonora como de los personajes, esto se hace único. Eso es lo que ha logrado Makoto Shinkai en esta película, se vea  por donde se vea “es una maravilla visual”.

 

 

“Una obra imprescindible de ver, es una joya del anime” es lo mejor que he visto, y por supuesto, os la recomiendo ver, porque te vas a enamorar de esta película.

Género:
Animación: Ciencia ficción, Drama, Fantasía, Romantica
Actores: Aoi Yuki, Mone Kamishiraishi, Ryô Narita, Ryûnosuke Kamiki
Ubicación: Japonés.
Puntuación: 9.5 sobre 10

Una película digna de ver y descubrir, tanto por su calidad como la química de los personajes, te dejaran muy satisfecho.

 

Share: ¡Comparte!

Your Name

9.6

Calidad de dibujo

9.6/10

Historia

9.5/10

Personajes

9.3/10

Trama

9.6/10

Musica

9.8/10

Pros

  • Buena calidad de dibujo
  • La trama te engancha desde el minuto 0
  • La composicion musical hace que te metas de lleno en la historia
  • La química de los personajes.

Cons

  • El final podrian haber rematado mas.
  • Aún queda algo escueto por contar.

Estamos utilizando cookies en nuestro sitio web.

Por favor confirme, si acepta nuestras cookies de seguimiento. También puede rechazar el seguimiento, por lo que puede continuar visitando nuestro sitio web sin ningún tipo de datos enviados a servicios de terceros.